seguridad

La ciudad da cuenta de la segregación a través de lo evidente: muros y rejas se transforman en el símbolo de esta separación tanto física como social reforzando así la idea de la peligrosidad que existe en esta mezcla con los “otros”.