Las alertas que producen ataques a ciudadanos, que en Chile incluso ha significado más de una muerte, parecen no producir un impacto más allá de la novedad noticiosa. Y es que la cultura de la tenencia responsable de mascotas no es algo que esté incorporado aún de manera generalizada en nuestra sociedad.

El panorama que nos ha tocado ver en las noticias a propósito de nuestra incapacidad, por una parte, de hacernos responsables de la misma basura que producimos (para qué hablar de la casi nula cultura de reciclaje), pero además lamentablemente, sin ninguna reflexión del problema mayor, me hace sentir que estamos muy lejos de darnos cuenta de cómo nuestras acciones individuales tienen un impacto en la comunidad, en el país y en el mundo.

La ciudad da cuenta de la segregación a través de lo evidente: muros y rejas se transforman en el símbolo de esta separación tanto física como social reforzando así la idea de la peligrosidad que existe en esta mezcla con los “otros”.

1 2 3 4 5 6 8