Perros Vagos

Perros Vagos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha estimado que la población de perros vagos a nivel mundial alcanzaría una cifra de 200 millones de perros.  Cifras no oficiales, estiman que este número es mucho mayor.  En particular, en nuestro país, no existe cifra oficial, sin embargo, se habla de una cifra aproximada a los 1.25 millones de perros vagos.    Un problema que se agudiza en la ciudad, donde a pesar estar tan presentes en el paisaje cotidiano, parece ser un problema aún invisibilizado.  Esto, porque lo que vemos en la calle es el resultado de un proceso más profundo y complejo y que sólo se trata desde la perspectiva del riesgo.  Riesgo que, sin duda, está fundamentado.  La misma OMS ha estimado que 55,000 personas mueren de rabia cada año debido a ataques de perros, y que 15 millones de personas reciben algún tratamiento para prevenir enfermedades fatales producto del contacto con estos animales.

Las alertas que producen ataques a ciudadanos, que en Chile incluso ha significado más de una muerte, parecen no producir un impacto más allá de la novedad noticiosa.  Y es que la cultura de la tenencia responsable de mascotas no es algo que esté incorporado aún de manera generalizada en nuestra sociedad.  Un claro ejemplo de esto se refleja en el hecho que un porcentaje importante de perros que vagan por las calles, tienen hogar, pero deambulan por la ciudad sin supervisión alguna.  Está claro, no todos tienen los recursos, que no sólo es dinero, sino también tiempo y espacio, para dar a estos animales una vida digna.  Por lo mismo, tampoco es casualidad que este problema, si bien es global, se agudiza en países pobres como India o Tailandia.

 Y mientras millones de perros no tienen hogar, algunos sectores de nuestra sociedad pagan sumas increíbles por comprar un perro de “raza”.  Ponemos un valor a la vida de unos, mientras nos avergüenza la presencia de otros perros.  Este valor está determinado por la medida en que un tipo de perro agrega valor a nuestras propias vidas mediante estatus.   Tener un perro de “raza” implica poder pagar por él.  Estas pautas y creencias no ayudan a solucionar el problema.  Sólo consiguen que estos animales se configuren como un bien de consumo cuyo objetivo es precisamente satisfacer esta necesidad de adquirir mayor estatus.

Lamentablemente, el tema de los perros vagos se ha abordado optando por soluciones rápidas.  Matanzas masivas de perros, muchas veces utilizando los métodos que parecieran ser las peores opciones.  Y lo peor es que esta estrategia no es efectiva a largo plazo, pues, relacionado a la subsistencia de perros vagos, es el problema de la basura.  Los perros vagos se alimentan principalmente de basura y mientras basura siga disponible, perros seguirán concentrándose en determinados lugares de la ciudad.  Si los matan, no dude que otros ocuparán su lugar.

Leía en algún artículo, que a Estados Unidos le tardó más de un siglo en erradicar la sobrepoblación de perros.  Sin embargo, mientras no se considere el problema de los perros vagos como un tema que requiere un análisis más profundo y que pueda generar una política integral de tenencia responsable poco se puede avanzar.  Grupos animalistas e iniciativas personales han surgido en este último tiempo, realizando un trabajo basado fundamentalmente en la generación de  redes para fomentar la adopción de perros sin hogar, también realizando actividades de esterilización,  o sencillamente para concientizar a la población de este problema.  Este primer paso, que nace desde la sociedad civil es vital y es de esperar que el Estado pueda en algún momento, vislumbrar la magnitud del problema y hacerse cargo de él.  Se dice que el trato que damos a nuestros animales refleja nuestra moral y valores como sociedad, y hasta ahora, dejamos mucho que desear.

http://vimeo.com/54345851

Christine Bailey
About Christine Bailey

Socióloga Universidad de Playa Ancha, Magíster en Políticas Públicas, University of Sydney, 2012. Se ha desempeñado principalmente en temas de seguridad ciudadana en el sector público. Temas: seguridad ciudadana, desarrollo humano, género. More Posts

Leave a comment