Decálogo para el Urbanismo Sustentable. Principio 4: Ecosistemas

Decálogo para el Urbanismo Sustentable. Principio 4: Ecosistemas

Entender el “medio construido” desde la perspectiva del desarrollo sustentable, involucra no sólo poner atención a la forma urbana (calles, manzanas y plazas), sino también la diversas de especies que lo conforman, junto con sus flujos y ciclos de energía. Esta mirada, que escapa de la noción tradicional de paisajismo=área verde=plaza, introduce variables que se alejan del campo de dominio de las disciplinas del diseño y la planificación tradicionales.

Los principios básicos de la “ecología”, la ciencia que estudia de la interacción de organismos con su medio ambiente, son particularmente útiles para la práctica contemporánea de la “arquitectura del paisaje”. Bajo esta nueva mirada, el análisis e intervención de áreas urbanas, paisajes urbanos y sitios en desuso, evoluciona desde la noción estática de “área verde” hacia la comprensión de estos espacios como áreas de interacción de flujos y movimientos, con especial énfasis en cómo evolucionan en el tiempo. De esta forma, se incorpora la variable más clásica de la sustentabilidad, la cual nos hace tomar en cuenta los efectos de nuestras acciones para generaciones futuras, en estrategias de diseño que utilizan a los organismos y sus cambios en el tiempo como elementos generadores de proyecto. Quizás uno de los casos más paradigmáticoas al respecto, es el uso de especies vegetales para remediar suelo contaminado mediante su proceso metabólico natural, como el caso del Emscher Park, en Alemania.

Esta nueva perspectiva demanda profundos cambios en la enseñanza y práctica del paisajismo, particularmente en Chile, donde el concepto estático de paisaje parece predominar. Así, la nueva Arquitectura del Paisaje se configura como una disciplina única, “puente” entre las ciencias naturales, el diseño y el medio ambiente, qfocalizada en responder a problemáticas sociales, culturales y ecologicas, en entornos urbanos ó rurales.

Siguiendo dichp argumento, desde fines de los 90 a la década del 2000 han emergido propuestas de diseño y planificación que plasman en proyectos concretos la idea de “diseñar con la naturaleza” (como bien lo ha definido Maggie McNabb en su libro Design by Nature, del 2011).  Quiás el caso reciente más emblemático es el de “Fresh Kills Park” en Nueva York, proyecto que busca recuperar sitios de relleno en un nuevo espacio abierto de uso público para la ciudad de NY. El 45% de Fresh Kills son vertederos de basureros, el 55% restante está formado por lagos, humedales y campos abiertos, por lo que el diseño buscó  la recuperación del entorno natural, para luego incorporar criterios en generación de energías renovables, aplicación de tecnologías ecológicas, recreación regional, educacion ambiental, fomento del arte y cultura, así como también generar un hito de honor a los acontecimientos del 11 de septiembre, pues en Fresh Kills se depositaron restos del World Tarde Center. Así, la propuesta no sólo logró habilitar un nuevo espacio público, sino que también impactó positivamente en la reducción del consumo energético de su entorno inmediato, mediante la generación de gas desde las masas de basura, recaudando aproximadamente 10 millones de pies cúbicos de gas al día, el cual se distribuye sobre Staten Island a 22,000 hogares

Fresh Kills Park

fresh kills park-06

Quizás uno de los elementos más notables de su propuesta fué la generación de un esquema basado en los ecosistemas que definen el lugar: El plan maestro está dividido en cinco partes, (norte, sur, este, oeste, confluencia), y organizado en tres capas: hábitat, programa y circulación. Dentro del hábitat se contempla cultivar paisajes, como humedales, pastizales y bosques, en los cuales podrá coexistir la fauna nativa del sitio. Al mismo tiempo, especial énfasis se ha dado a registrar detalladamente la flora y fauna del sitio, en pos de mantener sus carácterísticas pre-intervención.

Análisis de los distintos hábitats que coexisten en el proyecto

fresh kills park-07

Dichas nociones contemporáneas de la práctica del urbanismo y el diseño han sido implementadas en contadas experiencias en el caso chileno. Quizás una de las más pioneras sea el diseño inicial para el “Parque Inundable del Zanjón de la Aguada“, que incorporaba la noción de cambio producida por la crecida del caudal del Zanjón. Sin embargo, pese a que llevamos más de 6 años desde esa experiencia ejemplar, los instrumentos de planificación urbana parecen seguir entendiendo el paisaje como elemento estático-decorativo. Al respecto, la propuesta del nuevo Plan Regulador para la ciudad de Sanmtiago, el PMS100, plantea dentro de sus innovaciones el creimiento controlado del área urbana, que involucra grandes extensiones de área verde (ó parques urbanos). Si bien dicho plan ha sido ampliamente discutido en la opinión experta debido, entre otras cosas, a que no se llega a consenso respecto de la necesidad de ampliar los límites de la ciudad, esta visión esquemática y rígida de las áreas verdes de la ciudad, derivada del “zoning”,  plantea serias interrogantes respecto a su real aporte a la ecología de la ciudad.

Imagen del PRMS100

prms100

Creative Commons License
Decálogo para el Urbanismo Sustentable. Principio 4: Ecosistemas is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 3.0 Unported
Juan Pablo Blanco
About Juan Pablo Blanco

Arquitecto UC y Magíster en Arquitectura UC. PhD University of Melbourne. More Posts

Leave a comment