¿Qué fue primero, el mall o el consumidor?

¿Qué fue primero, el mall o el consumidor?

El surgimiento de los malls o centros comerciales, es la más clara cristalización de la sociedad del consumo.  Una estructura que está diseñada para aumentar el consumo de quienes lo visitan, los malls se levantan como espacios cerrados que utilizan diversos recursos para maximizar su propósito: desde paredes sin ventanas para no distraer a los compradores, hasta la ubicación de escaleras que obligan a las personas a transitar en determinadas direcciones, el mal es un artefacto que cumple eficazmente su función.

A diferencia de la tendencia de los malls de Estados Unidos o Canadá, los malls en Chile se instalan en el centro de la ciudad.  El impacto de dicha decisión no siempre es positivo, especialmente cuando estas grandes construcciones irrumpen con paisaje típicos.  No obstante, parece ser que el impacto económico que generan estos centros prevalece sobre otras consideraciones.  Recientemente Chile se ha convertido en la ciudad Latinoamericana con mayor cantidad de metros cuadrados de malls construidos por cada 100 habitantes (15,03mts2), y esto no se detiene, pues para los próximos años se proyecta la construcción de 20 nuevos malls.

Las recientes instalaciones de malls, específicamente en Castro y Puerto Varas, han hecho a muchos cuestionar la falta de regulación respecto a este tema. Y es que es evidente que las mencionadas ciudades cuentan con una imagen e identidad que parecen ser omitidas al momento de ubicar los cuestionados centros comerciales.   Sin embargo, un número no menor de ciudadanos apoyan las polémicas construcciones, destacando principalmente los beneficios económicos para las ciudades y para los consumidores.

Algunos señalan que los malls corresponden a lo que Marc Augé denominó los “no lugares”, espacios que no aportan a la identidad y donde no se incentiva la socialización.  Pero, al analizar el fenómeno de la globalización, ésta no sólo implica la creciente interdependencia de los mercados económicos, también, según algunos, genera procesos de homogeneización o asimilación de la cultura dominante.  Y qué mejor cultura, que la cultura del consumo.  Si consideramos lo anterior como cierto, podríamos en parte, explicar por qué los propios ciudadanos de las localidades son capaces de defender dichas construcciones, las cuales no son entendidas como “no lugares”, sino al contrario, se configuran como un lugar donde se forja una identidad, la identidad de consumidor.

Al ceder espacios simbólicos que otorgan identidad a un territorio, estamos cediendo a la cultura dominante, y es que la tentación es muy grande: la promesa del progreso y desarrollo se alcanza sólo través del crecimiento económico…parece no haber otra alternativa.

Herbert Marcuse, en unas de sus obras más relevantes “El Hombre Unidimensional” habla de la dificultad de escapar de la alienación que ha producido el capitalismo principalmente mediante la tecnología, los medios de comunicación y el consumismo.  Según Marcuse las personas se reconocen a sí mismas a través de los productos, por ende, se ve a sí misma como una extensión de la mercancía: “encuentra su alma en su automóvil, en su aparato de alta fidelidad, su casa, su equipo de cocina”.  Y gracias a los malls, estaríamos más cerca de encontrar la felicidad.  Lamentablemente si lo hacemos, corremos el riesgo de haber destruido espacios que alguna vez nos dieron esa sensación de arraigo y sentido de pertenencia.

Otras perspectivas sobre este tema:

http://www.camaracentroscomerciales.cl/2013/07/poco-a-poco-los-malls-se-empiezan-a-hacer-amigos-del-entorno/

http://www.youtube.com/watch?v=3ZZlT0xbW94

Creative Commons License
¿Qué fue primero, el mall o el consumidor? is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 3.0 Unported
Christine Bailey
About Christine Bailey

Socióloga Universidad de Playa Ancha, Magíster en Políticas Públicas, University of Sydney, 2012. Se ha desempeñado principalmente en temas de seguridad ciudadana en el sector público. Temas: seguridad ciudadana, desarrollo humano, género. More Posts

Leave a comment