Percepción de Inseguridad

Percepción de Inseguridad

Hablar de seguridad ciudadana, es necesariamente hablar de inseguridad. Y en lo cotidiano, hablar de inseguridad es hacer referencia al delito. Sin embargo, como categoría de análisis ambos términos son radicalmente distintos. Por una parte, delito es un hecho: una acción que quebranta la ley y, la seguridad hace referencia a una percepción.

La primera Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana (ENUSC) se realizó en Chile en el año 2003 y desde el año 2005 se aplica anualmente entregando información actualizada respecto a cifras delictuales y percepción de seguridad en 101 comunas urbanas del país.  Es interesante, por ejemplo, saber que la tendencia de la victimización ha sido a la baja: mientras en el 2005, un 38,3% de la ciudadanía declaraba haber sido víctima de un delito, en el 2012, esta cifra alcanzó un 26,3%.  Sin embargo, la tendencia de la disminución del delito parece no haberse traducido en una mayor sensación de seguridad de parte de los ciudadanos.  La percepción de estar expuesto a ser víctima de un delito se ha mantenido en una cifra que varía alrededor del 40%.

¿Qué puede explicar este desfase entre una realidad objetiva y la percepción de la sociedad?  Bueno, es una interrogativa que puede tener varias explicaciones. Por ejemplo, una bastante obvia podría ser la influencia de los medios masivos de comunicación.  Objetivamente, el índice de delitos violentos en nuestro país, en comparación a países vecinos de la región, es bajo. Sin embargo, como se dice popularmente “la mala noticia vende”, son precisamente este tipo de noticias (violentas) las que ocupan la mayor parte de la agenda noticiosa.

Sin embargo, también es interesante explorar otros aspectos de la ENUSC que pueden dar luces respecto a la problemática entre la victimización y la sensación de seguridad.  Al considerar las categorías país, comuna y barrio, se observa que, mientras la categoría territorial es más cercana (barrio), la percepción del aumento de delincuencia es menor, mientras que para la categoría territorial más lejana, un amplio 70% cree que la delincuencia a nivel país ha aumentado.  Y esto se da de igual manera respecto a la disminución.  Si bien la gente cree que ha nivel país la delincuencia ha aumentado, un alto porcentaje cree que en su barrio ha disminuido.

Al parecer, estos datos nos harían pensar que valoramos de manera positiva aquella realidad más cercana e inmediata, en definitiva, aquella que conocemos directamente en nuestros barrios.  Esto mismo, nos hace pensar que quizás, efectivamente los mismos medios de comunicación nos han reforzado una idea negativa de la situación país que a esta altura parece funcionar casi como un estigma donde el delito es la insignia de la ciudad.  Y como buen estigma, parece ser uno difícil de cambiar. Lograr una sensación de seguridad es una tarea compartida, por una parte del Estado, y por otra de la ciudadanía a través del autocuidado y del reforzamiento de los lazos comunitarios, una tarea que ha sido ampliamente subvalorada como estrategia para combatir el delito, pero que poco a poco comienza a ser considerada.

Sin intentar insinuar y menos afirmar que todo está bien y que debemos estar satisfechos con nuestros índices de seguridad, es importante avanzar en la comprensión de la percepción, pues, parece ser que de nada sirve avanzar en la disminución del delito si no podemos vivir en nuestras ciudades libres de la percepción de vulnerabilidad frente al delito, en definitiva, sin temor.

Creative Commons License
Percepción de Inseguridad is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 3.0 Unported
Christine Bailey
About Christine Bailey

Socióloga Universidad de Playa Ancha, Magíster en Políticas Públicas, University of Sydney, 2012. Se ha desempeñado principalmente en temas de seguridad ciudadana en el sector público. Temas: seguridad ciudadana, desarrollo humano, género. More Posts

Leave a comment