Las contradicciones del Graffiti

Las contradicciones del Graffiti

El graffiti es mucho más antiguo de lo uno cree suponer, pues arqueólogos comenzaron a acuñar este término al referirse a los escritos en paredes del imperio romano.  Pero fue en la década de los 70 en Nueva York cuando ya se comienza a revelar este fenómeno como una expresión propia de la cultura urbana.

Para un ciudadano, evaluar el tema del graffiti no es fácil, y muchas veces depende de percepciones personales y del contexto sociocultural (la opinión de una persona de mucha edad, seguramente es distinta a la de un joven o adolescente).  Primeramente, desde lo estético, pueden existir graffitis que “ensucian” o “deterioran” el espacio público.  Especialmente complejo es cuando se daña el patrimonio tangible de una ciudad.  En grandes ciudades no es difícil encontrarse graffitis con lenguaje o símbolos considerados obscenos.   Pero también existen aquellos que son apreciados e incluso se consideran como expresiones artísticas.

Otro aspecto del graffiti tiene que ver su ilegalidad.  Originalmente, el graffiti es concebido como vandalismo justamente porque es una expresión espontánea y, por ende, no se hace con el consentimiento del propietario del muro.  Por otra parte, nuestra ley de monumentos nacionales penaliza el daño a éstos y establece sanciones que pueden ir desde multas a presidio (incluso ambas).

Si bien antes se solía relacionar el graffiti con la subcultura hip hop y posteriormente con otras tribus urbanas, parece ser que hoy, más que dejar una huella, nuevamente gana terreno el carácter satírico y crítico de los primeros graffitis. Y esto es sumamente interesante pues,   desde una perspectiva sociológica, es preciso analizar más en profundidad el fenómeno y preguntarnos realmente, qué nos dicen los graffitis respecto a nuestra ciudad y sociedad.

Evidentemente, los muros de nuestra ciudad expresan mucho más de lo que un graffiti en particular pueda decir.  La diversidad de los graffiti es una representación de la diversidad cultural.  Individuos y grupos buscan expresar y reforzar su identidad, pero además pueden reflejar el ambiente político o social de un momento histórico determinado.  Los pintados en muros simbolizan una apropiación del espacio público, aunque muchas veces de propiedad privada, por parte de grupos o individuos que se ven marginados de canales “válidos” de expresión.   Si consideramos además, que esta actividad suele adjudicarse a la juventud, entonces también adquiere un sentido particular, que podría estar relacionado con el carácter transgresor de los jóvenes y su descontento general con un sistema del cual, muchas veces, se sienten excluidos y no representados (de ahí quizás, la proliferación de los graffitis que hacen una crítica social).

Pero lo que sigue es lo más difícil, ¿cómo, ciudadanos y Estado regulamos este tema?  Por ejemplo, la ciudad de Valparaíso, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco hace ya 10 años, aún batalla con la gran contradicción que genera este tema: por una parte, la ciudad ha realizado esfuerzos por promover esta expresión a través de festivales y otras actividades.  Al mismo tiempo, basta con revisar las noticias de Valparaíso relacionadas con graffiti, y descubrir que una importante cantidad de noticias expresan el carácter negativo y delictual de esta actividad, principalmente porque daña edificios y monumentos patrimoniales.   El cómo fomentar la expresión y reproducción cultural mediante el graffiti, y al mismo tiempo proteger el patrimonio histórico y cultural de la ciudad es la clave, pero cómo lograrlo es la gran interrogativa y desafío.

Creative Commons License
Las contradicciones del Graffiti is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 3.0 Unported
Christine Bailey
About Christine Bailey

Socióloga Universidad de Playa Ancha, Magíster en Políticas Públicas, University of Sydney, 2012. Se ha desempeñado principalmente en temas de seguridad ciudadana en el sector público. Temas: seguridad ciudadana, desarrollo humano, género. More Posts

Leave a comment