Reflexión territorial, un problema de calidad de vida.

Reflexión territorial, un problema de calidad de vida.

Con la conmemoración de los 40 años del golpe militar los chilenos se han volcado a un momento de reflexión sobre los acontecimientos ocurridos el 11 de septiembre de 1973. Los medios han presentado este difícil momento desde dos perspectivas, primero; los motivos que llevaron a que ocurriese el golpe, y segundo; los abusos a los derechos humanos como consecuencia de la dictadura. Perspectivas reales desde cada polo político que a mi parecer nos siguen dividiendo.

Lo cierto es que en Chile ha crecido en forma más rápida que sus pares latinoamericanos, sin embargo no podemos decir que nos hemos desarrollado más rápido, continuamos en un paradigma de crecimiento y no de desarrollo. En Chile hay menos pobres pero hay más desigualdad,  hay más oportunidades pero hay más segregación, hay más trabajos pero peores pensiones, vivimos más pero nos falta tiempo, hoy como sociedad debiésemos poner énfasis en reflexionar sobre estos temas y como estos fueron afectados por un acontecimiento político.

La verdad es que nunca existirá perdón y olvido, no al menos de los peroratas políticos del mundo partidista, sí en cambio de gran parte de la población civil que no ve en el otro un enemigo, sino a alguien con el cual dialogar para construir un futuro mejor. Hoy como sociedad, debiésemos centrar nuestras energías en reflexionar en cómo vivimos hoy y si es que creemos que el camino en que vamos embarcados nos permitirá decir que en un futuro viviremos mejor.

Mejor educación, mejor salud, mejores trabajaos, mejor seguridad, mejor calidad de vida, van de la mano con la planificación territorial, con su institucionalidad, en cómo se gestionan y se reparten recursos de forma más eficiente, y cómo esta gestión finalmente tiene incidencias en un amplio espectro de las demandas sociales que se manifiestan actualmente en la calles.

No es lo mismo estudiar en un colegio Municipal de la Las Condes o Vitacura que uno ubicado en la Pintana o La Granja, o atenderse en un consultorio de Lo Espejo que uno en providencia, diferencias de presupuestos que se ve reflejado en claras diferencias de la calidad de servicio ofrecido producto de la forma de la que se dividen los impuestos territoriales, diferencias también de entornos familiares, de entornos sociales y culturales que producen una diferencia en los entornos urbanos que son los motores de cambio donde se crean e intercambian las ideas para nuestro futuro.

La distribución de recursos a través de divisiones territoriales y político administrativas, significa no sólo un enfoque posible a la solución de un cambio de enfoque necesario, sino que es la herramienta por la cual los proyectos e ideas para mejorar nuestras ciudades y nuestro territorio en general se pueden convertir en realidad y no sólo quedar como una idea más en la cabeza de sus gestores.

Entender que la planificación territorial es fundamental para nuestro desarrollo, es dar el paso del crecimiento por crecimiento a un crecimiento dirigido, a un crecimiento que conlleva al desarrollo, donde figuras como la de alcalde mayor u otras deben ser discutidas por las autoridades, cambios institucionales que pueden producir un cambio sustantivo en la ciudad y en el país, temas de verdad importantes de cara al futuro.

Es  momento de creer que somos un sólo pueblo, que sólo quiere vivir en paz y mejor.

Creative Commons License
Reflexión territorial, un problema de calidad de vida. is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 3.0 Unported
Piero Mangiamarchi
About Piero Mangiamarchi

Arquitecto y Magíster en Arquitectura PUC Chile. Socio fundador de 3370 Studio, oficina de investigación aplicada a arquitectura y diseño, se ha desempeñado principalmente en ámbitos relacionados a la arquitectura y producción cultural. Temas: Patrimonio, políticas e Institucionalidad, desarrollo urbano y cultural. More Posts

Leave a comment